ALUMNOS DE LA ESCUELA DE SUBOFICIALES SON INVESTIDOS COMO SOLDADOS DRAGONEANTES EN LA CEREMONIA DE ENTREGA DE YATAGÁN

592 jóvenes provenientes de todo el país, que ingresaron el 4 de febrero a la Escuela de Suboficiales, recibieron el Yatagán de mano de sus padres y apoderados en una solemne ceremonia presidida por el Comandante de Educación y Doctrina, General de División Javier Iturriaga del Campo.

 

Luego del izamiento del pabellón nacional, el director del Instituto, Coronel Juan Solari Valdés, se dirigió a los alumnos y sus apoderados. “Al recibir el yatagán, están siendo inciados oficialmente en la carrera del cuadro permanente del Ejército de Chile… este especial símbolo, les recordará durante toda su carrera militar, el inicio de una vida de esfuerzo, sacrificio, pero de grandes satisfacciones y alegrías en la aventura que acaban de empezar. Perseveren en el cumplir con el ethos de militar, ciudadano justo y ser humano honorable que representa el Yatagán. Llévenlo con honor, orgullo, pero también humildad. Esta arma pulida y brillosa, representará vuestra adhesión por pertenecer a una noble institución”, señaló.

 

Posteriormente, el comandante del Batallón, Teniente Coronel Jorge Castillo Durán, tomó la promesa a los jóvenes soldados. “Al entregaros este yatagán, os armo Soldados y llenos del más legítimo orgullo, quiero escuchar de vuestros labios, la solemne promesa de servir fielmente a la patria. ¿Prometéis ser dignos de este alto honor bajo la más estricta observancia de los principios de orden, obediencia, lealtad y disciplina, base fundamental en que descansa el prestigio de las instituciones armadas de la república?” –“¡Si, prometemos!”

 

Para el Soldado Dragoneante Leonardo Salinas de Oliveira de la 3ra. Compañía de alumnos, “Recibir el yatagán, es una tremenda emoción. Es asumir por completo la vida militar que hemos elegido. Recibirlo de manos de nuestros padres, es una emoción doble. Es para ellos la forma de apoyarnos en el camino que hemos elegido y para nosotros, el símbolo de una convicción que será para toda la vida”.

 

“Como mamá es muy emocionante este momento. He apoyado a mi hijo en todo el proceso. Me emociona mucho entregarle el Yatagán. Su padre, que falleció, siempre lo incentivó y apoyó con la idea de ser militar y hoy está cumpliendo su sueño”, señaló Gladys Antunes, mamá del SLD. José Miguel Escobar, quien además enfatizó “Estoy muy emocionado, es un sueño estar aquí. No había otra opción en mi vida, siempre fue un sueño estar aquí”.

 

Luego de la entrega y la bendición de los yataganes, la ceremonia finalizó con la entonación del himno de la Escuela de Suboficiales y el desfile de honor.

 

Nuestra escuela

Admisión

El Dragoneante

Noticias

Portal académico

Contacto